Siempre habrán clientes con preguntas, quejas o solicitudes. La viabilidad a largo plazo de una empresa depende de cómo se manejen esas interacciones.